17 septiembre, 2018

Sobre mi

Me llamo Jesús, licenciado en psicología. Mi vida laboral se encaminó desde sus inicios a atender a las personas mayores en el proceso de envejecer y en los problemas asociados: pérdida de memoria, dificultad para encontrar la palabra adecuada, soledad, miedo…

En mi primera etapa laboral, ejercí como psicólogo en residencias y centros de día en el ámbito rural. Adquirí conocimientos y experiencias sobre como diseñar planes de intervención en el envejecimiento activo así como en personas con problemas de memoria y/o demencia. También desempeñe terapias centradas en trastornos del estado de ánimo y alteraciones de la conducta. Sin  embargo, la sensación que tenía, era si esas personas hubieran tenido un acompañamiento psicológico previo donde hubiesen realizado actividades de entrenamiento de memoria antes de ingresar, quizás hubiesen retrasado su ingreso. Esta circunstancia me llevo a colaborar en el proyecto de la creación de una asociación que atendía las  necesidades de las personas mayores y de sus familiares con la que en la actualidad sigo colaborando.

Paralelamente, trabajé como formador en los certificados de profesionalidad para personal auxiliar en centros sociosanitarios; formador de profesionales sociosanitarios  y voluntariado en temas relacionados con las enfermedades neurodegenerativas, problemas de conducta y trato humanista.

¿Cómo se siente la persona que va perdido la memoria, que va perdiendo autonomía? ¿Quién se encarga del familiar que se sientes desbordado los problemas de su ser querido? En los últimos años, esta es la demanda que más reclaman las familias. La situación les desborda y no saben qué hacer ni dónde ir, los horarios de atención coinciden con los trabajos de ellos, siendo finalmente un problema añadido. Es este el punto de partida de mi nuevo proyecto laboral, crear un servicio de atención especializado domiciliario con el objetivo de acompañar a las personas sanas en la adquisición de hábitos saludables: físicos, sociales y cognitivos. Acompañar a las personas con problemas de memoria asociados a la edad o derivadas de  enfermedades a ralentizar el proceso mediante el entrenamiento de la memoria y asesoramiento a la familia. Además, de acompañar en situaciones que comprometen  la calidad de vida como es la soledad, la incomprensión, la frustración…de la persona y de su familiares.